viernes, 9 de septiembre de 2011

Miomatosis Uterina en infertilidad

Cada vez es más importante para una mujer (por deseo reproductivo, por componente psicosocial) la conservación del útero. A menos que los miomas produzcan sintomatología debe considerarse el tratamiento quirúrgico. El impacto de la miomatosis uterina en la fertilidad y el éxito de las técnicas de reproducción asistida, todavía no está muy bien definida.

La miomectomía, especialmente realizada por vía laparoscópica, ha demostrado más ventajas que desventajas cuando se compara con la histerectomía.

En el tratamiento quirúrgico de los miomas se incluyen las siguientes indicaciones:

·         Sospecha de malignidad
·         No responde a tratamiento conservador
·         Interfiere en la calidad de vida (dolor, hipermenorrea, dismenorrea)
·         Trastornos en la función urinaria
·         Anemia secundaria a la hemorragia
·         Infertilidad con distorsión de la cavidad endometrial y obstrucción tubárica

Se estima que la tasa de concepción aumenta en un 57% tras una miomectomía y a un 61% en mujeres con infertilidad inexplicada. Los miomas submucosos disminuyen significativamente las tasas de gestación en los ciclos de FIV ya que distorsionan la cavidad uterina.

El efecto de los miomas intramurales pequeños es menos clara, algunos estudios reportan que no hay un aumento de la tasa de niño nacido vivos en las pacientes con FIV tras una miomectomía, pero si aumentaban en un 16% las tasas de aborto. Las pacientes con miomas intramurales de más de 4 cm a las que se les realizó miomectomía previo al ciclo de FIV mejoran las tasas de gestación, las tasas de implantación y las tasas de niño nacido vivo.

Las pacientes con miomas uterinos aumentan las probabilidades de presentar complicaciones durante la gestación que comprometan los resultados obstétricos y perinatales, por lo que cuando son miomas muy grandes aunque no deformen la cavidad endometrial su tratamiento quirúrgico puede estar indicado:
·         Riesgo de Restricción del Crecimiento intrauterino (3,5 veces)
·         Desprendimiento Prematuro de Placenta normoinserta (4 veces)
·         Distocias de presentación (5 veces)
·         Cesáreas (5 veces)
·         Transfusiones sanguíneas (3 veces)
·         Rotura prematura de membranas (2 veces)

La miomectomía laparoscópica ofrece las ventajas de menor tiempo de hospitalización, menos dolor postquirúrgico, rápida recuperación, menor fiebre, menor adherencia y menor pérdida sanguínea cuando se compara con la miomectomía abdominal. Sin embargo, no hay diferencias entre los resultados de gestación, abortos y nacidos vivos entre las miomectomías abdominales y las laparoscópicas.

El uso de agonistas de la GnRH previo a la cirugía dificultan la enucleación de los miomas y sólo está indicado cuando las pacientes presentan anemia previa a la intervención.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada